CLUB DE BOLSA SARRIKO

El Brexit y la libra esterlina

brexit-compressor

El pasado mes de Junio pudimos asistir a un evento que hizo tambalearse a todos y cada uno de los mercados internacionales. Un 23 de Junio el pueblo británico acudió a la urnas para votar acerca de una difícil cuestión, permanecer o no dentro de la UE. Ganó salir de la UE aunque de forma muy ajustada, acorde con el resultado, su primer ministro David Cameron dimitió y se puso al frente a Theresa May.

Ha pasado tiempo y hemos podido observar como muchos de esos mercados que aquel día parecía que iban a desaparecer se han recuperado por completo, como es el caso de los mercados americanos que volvieron a sus niveles pre-Brexit a la semana siguiente, el DJ, S&P, Russell y demás, el Dax también se recupero y el FT100 londinense se recupero, y continuó marcando nuevos máximos.

Uno de los pocos índices que se hundió y no se ha recuperado, ya habitual que cada vez que se hunda se quede abajo siendo la vergüenza de los índices, ha sido el selectivo español, Ibex 35.

Tras la decisión del pueblo británico hemos asistido a una devaluación importante de su moneda, la Libra ha perdido mucho valor en el mercado Forex de forma “no intervencionista”, al menos en el sentido más clásico del concepto ya que el Banco de Inglaterra no ha devaluado la moneda de forma directa. Desde el pasado 23 de Junio hemos asistido a una pérdida del 19,2% de su valor frente al Dolar americano (GBPUSD).

Se ha producido toda esta caída en tres importante puntos, el primero, obviamente, el día en que se conocieron los resultados del referendum, al ser unos resultados que el consenso del mercado no contemplaba pillo a muchos inversores con el píe cambiado, ese día mucha gente perdió mucho dinero, otros en cuanto salieron los primero resultados, y se dieron cuenta de que algo no iba bien, empezaron a ponerse cortos sobre cualquier mercado que estuviese a esas horas (3:00 AM España) abierto, que eran pocos los mercados abiertos, el mercado Forex y poco más. Y otra parte de los inversores, sobre todo los más retail, no tuvieron esa oportunidad y vieron diezmarse sus inversiones de forma muy considerable.

Un segundo movimiento de caída, menos importante pero aun así es mencionable, es la caída del 3% que se produjo justo días después, cuando ya se interiorizó que el Brexit era una realidad y que la UE no negociaría de forma amigable. Por último tenemos las caídas de este mes de Octubre, ya vemos una caída que supera el 5% y destroza suelos de hace 30 años en la Libra. Esta última al confirmarse que Theresa May prepara todo para el año 2017.

A nivel macroeconómico, a pesar de la pérdida de poder adquisitivo de los británicos frente al resto del mundo, y que el Banco de Inglaterra BoE tiene una visión algo preocupada sobre el futuro del Reino Unido, hemos visto como se superan las expectativas de los datos.

El BoE, como es tradicional en la cultura anglosajona, tomo las medidas que consideró adecuadas de forma rápida y a la vista de los datos, eficaz, en Agosto anunció un paquete de estimulo, al estilo QE, mediante el cual cada vez que la Libra se ha visto sumida en caídas importantes ha comenzado a comprar en el mercado su propia moneda.

Otros datos macro, muestran que la caída de las inversiones será algo más fuerte de  lo previsto por el BoE pero por el lado del consumo interno no se prevén importantes caídas, es más, se espera que se termine 2017 con crecimiento. Por el lado del empleo si se espera que el efecto del Brexit se note ligeramente con una pequeña caída de las contrataciones y de los salarios, pero para un país que tiene una tasa de paro muy razonable no le supondrá un problema gestionar ese ligero contratiempo.

También podemos encontrar datos sorprendentes en el PMI Manufacturero, ya que se esperaba que con el Brexit activado este se hundiría, pero en Agosto batió todas las expectativas y tuvo el mayor crecimiento de los últimos 25 años, y era la primera vez en el año que se situaba en niveles positivos.

También encontramos una buena mejoría y datos muy positivos en su balanza comercial, ya que se sitúa en zona superavitaria debido a la bajada de la importaciones y un fuerte crecimiento de las exportaciones, esto es motivado por la bajada de la libra frente al resto de monedas, como nos dice la teoría económica, para mejorar la balanza comercial debemos devaluar la moneda.

Quizás lo más llamativo fue que en Julio se produjo un colapso en la confianza del consumidor, pero no fue avalado por los datos reales, ya que el consumo minorista mostró un buen ritmo de crecimiento tanto en Julio como en Agosto situándose por encima del 4% .

El dato:

Gráfico: La libra esterlina 168 años de devaluación.

Por lo tanto, vemos que la Libra no se ha beneficiado de los buenos datos macroeconómicos, motivado por los rumores de que la ruptura de UK con la UE puede ser muy dolorosa, y porque parte de los países implicados, como Alemania y Francia no quieren negociar de forma amistosa bajo ningún concepto, por parte del BoE tenemos un Banco Central que está dispuesto hacer lo que sea necesario con tal de sostener su economía, incluso si se cumplen los escenarios proyectados de crecimiento para Reino Unido no debería sorprendernos que el BoE tomé medidas adicionales y no convencionales.

Oil War

Han pasado algunos días desde la reunión que hubo en Algeria entre los países de la OPEP y me he animado a escribir unas líneas sobre mi opinión y visión de lo acontecido allí y de lo que puede deparar el futuro inmediato del oro negro.

El pasado 28 de septiembre, en Algeria, la OPEP llego al acuerdo de congelar su producción en un rango de entre 32,5 y 33 millones de barriles diarios.

Para entrar en materia, ahí van algunos datos: La OPEP produce el 34 por ciento del crudo. Además, posee cerca del 86% de las reservas probadas de petróleo en el mundo. En agosto de este año, la producción de crudo del bloque se situó en 33,24 millones de barriles diarios.

Para llegar a este acuerdo, el primero después de 8 años, hay que remontarse a unos meses atrás. Siendo habitual en el petróleo, hay que tener en cuenta diversas consideraciones y los jugadores que forman parte de esta partida de ajedrez.

Hace un par de años, en 2014 EEUU instauro el sistema fracking o fracturación hidráulica que consiste en La fracturación hidráulica se realiza en un pozo previamente construido, entubado y cementado, que puede ser vertical u horizontal. La técnica consiste en generar uno o varios canales de elevada permeabilidad a través de la inyección de agua a alta presión, de modo que supere la resistencia de la roca y que abra una fractura controlada en el fondo de pozo, en la sección deseada de la formación contenedora del hidrocarburo. Con el fin de evitar el natural cierre de la fractura, en el momento en que se relaja la presión hidráulica que la mantienen abierta, se bombea, junto con el agua, un agente de sostenimiento (propante), comúnmente arena, que mantiene las fractura abierta de un modo permanente.”
Con este sistema, EEUU pasó de importar petróleo a por primera vez exportarlo, lo que hace que no tenga que depende del petróleo de los países árabes o Venezuela.

Esto nos lleva a que un país como Arabia Saudí (reyes en cuota de mercado), iniciase una guerra contra el fracking para no perder su hegemonía. (Recordar que las empresas del fracking necesitan un precio del crudo por encima de 46 dólares para ser rentables aunque gracias a las nuevas tecnologías, como el megafracking, es posible que a menor precio consigan su objetivo), como suelo recordar, dale a un ingeniero tiempo y recursos y hallara una solución.

Antes de todo esto en el año 2008, (la crisis iniciada con la caída de Lehman Brothers y el descenso de la demanda hizo que los precios cayesen precipitadamente desde los 139,83 hasta los 45, 59 dólares. Allá por el año 2010 con la recuperación de la demanda el precio llegó a los 120 dólares y llegamos al año 2014, donde como he comentado antes, el fenómeno del fracking y el descenso de la demanda global (provocada por EEUU) hizo que el precio cayese hasta los 27,76 dólares, situación agravada por el exceso de oferta mantenido por los países de la OPEP.

Tras varios intentos por estabilizar el precio del crudo con algunas reuniones como la de Doha en Abril de este año pero fracasando dicha reunión por la negativa de Arabia Saudí a congelar su producción si no lo hacia Irán, su gran adversario en la zona, parece que el pasado 28 de septiembre se llegó al acuerdo que he comentado antes, teniendo que ser refrendado en noviembre en Viena.

Tengo que admitir, que no esperaba que llegasen a un acuerdo y explicare el por qué. Por un lado, tenemos a Irán, que ya rechazó en Doha congelar su producción hasta que no llegase a los 4,2 millones de barriles diarios (recordemos que este país estuvo un tiempo fuera del mercado debido a las sanciones que le impusieron por el conflicto nuclear que tuvo con EEUU).

Luego, es entendible la postura del país persa de no estar dispuesta a congelar su producción hasta lograr la cuota de mercado deseada.

Por otra parte, Arabia Saudí, el mayor exportador de petróleo del mundo, tiene varios frentes abiertos. Por una parte, como miembro de la OPEP no puede permitir que el fracking de USA salga ganando y tampoco que Irán, su mayor rival le gane cuota de mercado. Mientras dice estar a favor de congelar la producción, intenta sustraer clientela a muchos de sus socios del cartel aprovechando sus bajos costes de producción.

Dentro del cartel, hay discrepancias con la forma de actuar. Muchos países miembro, como Venezuela estaban deseando que se llegase a un acuerdo, debido a que tienen costes de producción más altos que los países árabes por ejemplo y necesitan un precio del crudo por encima de 50 dólares, otros países (no miembros de la OPEP como Rusia) también están en la misma situación.

Resumiendo,  he llegado a oír y puede que sea verdad que los bancos centrales han presionado a la OPEP para tener un precio del crudo por encima de los 50 dólares, lo que haría que se generase  inflación, tan deseada por parte de Mario Draghi o Yellen

Suelo hablar todos los días con mi gran amigo Joaquín Arana, y en una de nuestras charlas habituales me aseguró que el acuerdo no llegará  a cumplirse por las siguientes razones:

-Principales intereses de Irán y Arabia Saudí. El primero tal y como he dicho antes de querer recuperar cuota de mercado y dada su rivalidad con Arabia Saudí hacerse con la hegemonía del Golfo. El segundo, por el deseo de Arabia Saudí de  vencer a sus rivales y seguir siendo el jeque en cuanto al petróleo se refiere.

Llegado noviembre, veremos cómo transcurre esta partida de ajedrez donde tenemos grandes jugadores y cada uno de ellos con la estrategia bien marcada, para empezar con la negativa de Irak (contrario al acuerdo) e Irán de acudir al congreso mundial de energía que se celebrará en Estambul.

Os dejo con un chiste que leí en el libro de Daniel Lacalle “La madre de todas las batallas” y que lo encuentro muy divertido pero como no tengo gracia al contar los chistes que cada cual lo lea y se eche unas risas si le parece tan divertido como a mí.

Un veterano ejecutivo de una petrolera va al cielo donde San Pedro le dice: “Lo siento, ya se ha cubierto la cuota de gente de las petroleras; tendrá que ir al infierno”. El tipo dice: “si consigo que algunos de los que están en el cielo se vayan al infierno, ¿podre entrar?”. “naturalmente” dice San Pedro. Así que el ejecutivo grita “! Se ha descubierto un gran yacimiento en el infierno!” De repente, miles de ángeles que habían pertenecido al sector se lanzan hacia el infierno en estampida. San Pedro ve que el ejecutivo va también tras ellos y le grita: “Pero que haces? “No quieres entrar en el cielo?” Y el hombre le contesta: “Estas loco? Y si el rumor es cierto y hay petróleo en el infierno?”.